domingo, 25 de mayo de 2014

AL ENCUENTRO




 El vacío apareció ante la puesta…
 Su mirada de miedo se clavó ante mis ojos,
Y fue entonces, cuando me atreví a entrar allí.
 Después de todo no había transcurrido tanto tiempo.

 Una experiencia extraña sacudió a Julia,
Transitaba por aquella casa como un zombi, con la inmisericorde
 Sensación de estar avanzando sobre un precipicio,
 De preguntas inciertas y resquemores viejos.

 Nada se acomodaba a su previsión, sin rastro de muebles.
 Solo el dormitorio, formaba parte de un cuadro cargado de vida,
Cubierto de matices y dispuesto a seguir…

 Una infancia de ilusiones junto al rincón de la poesía.
 En ese laberinto de imágenes robadas y confusas,
Irrumpe con fuerza un vendaval de aire fresco,
 cargado de aromas envueltos en ropas de diario,

Sabor a cayena en rama y azuquita.
 En el viejo buró se agolpan algunos libros…
 Con las notas de antiguos exámenes,
Y el matiz distintivo del que va a un encuentro,
Poderosa razón que no pueden borrar ni los sueños.

 Voces que corean canciones al son de calle,
Y una voz interna se afana a recogerlo,
Rueda que te rueda, los ojos de esta niña.
Rueda que te rueda, que da envidias hasta el cielo.

 Una vez más se hace la noche.
Y los sueños se desvanecen en un rincón,
 La cena aguarda y el reloj te avisa…
 No has de llegar tarde, amor infierno.

 Por fin una imagen te traspasa, recuerdos.
 Añoranzas de un tiempo olvidado y tierno…
 Una silueta que te duele en la habitación,
Unos pasos que producen miedo, mucho miedo.

 Es una voz que te implora, te busca a ti
 Te quiere feliz, lejos de ese infierno..
Oigo su voz, su nana de cariño.
 El dolor del alma, cuesta mucho entenderlo.

Todos los derechos reservados. María José Solano Jiménez.

viernes, 23 de mayo de 2014

FLOR SILVESTRE

Libertad



Nace al borde del camino
y en el camino se queda.
Nace casi sin destino.
Pueda que allí mismo muera.

Las encontré a cada paso,
blancas siempre, o amarillas,
al borde de los ribazos
mientras miraba la trilla.

Flor que nace descuidada
que solo acaricia el viento,
vive libre, solitaria,
adornando sus silencios.

Y sin embargo, segura
se abre cada mañana
goteándole el rocio
una ilusión renovada.

Piensa que a su alrededor
es la vida la que estalla
cantando al amanecer
de la tierra cultivada.

Y piensa en el sembrador
que en la tierra roturada
fue dejando la semilla
en una dura jornada.

Y luego con mano torpe
mano seca, mano ajada,
en el surco removido
celo y amor, la enterraba.

Sigue pensando la flor,
pensando así, mientras calla,
que aunque las flores no hablen
hay una voz en su entraña.

Una voz que se rebela
y que se pierde en la nada,
que nadie quiere escuchar,
que una flor no tiene alma.

Todo lo que nace aquí
alguien lo cuida y lo guarda
y nadie me cuida a mí
y no importa que no nazca.

Yo soy libre de nacer
pero ¿que vida me aguarda?
¿Quién cuidará de mi vida
si el silencio me acompaña?

Y eso es ser libre, pregunta.
Y su libertad la amarga,
que su propia libertad
le hace vivir olvidada.

No quiere sentir rencor
que sufre pero se aguanta.
Solo tiene dos amigos
a los que su pena canta.

El sol que brilla en el cielo
y la brisa perfumada
que suena como el suspiro
de una dulce enamorada.

Y a ellos dirije sus cuitas
y así consuelo demanda
para endulzar de algún modo
su libertad solitaria.

Hacerme nacer así
y luego ser arrancada
para endulzar de algún modo
su libertad solitaria
il
Hacerme, nacer así
y morir de una pisada
de hombre o bestia, quien lo sabe
después de muerta, ultrajada.

Ser libre, burda ironía
metida en una palabra
que en vez de promesa firme
es una protesta airada.

No quiero la libertad,
la pobre flor, suspiraba.
Que ser libre es estar sola
y la soledad, me mata.

La flor me hizo pensar
que su queja era enseñanza,
El hombre quiere ser libre
a costa de su esperanza.

El hombre débil barquilla,
quiere romper la amarras
y meterse en la corriente
de las olas encrespadas.

Sola, si timón ni guía,
por sí misma gobernada
sin conocer los escollos
que el mar en su seno guarda.

Libre, al fin, sin ataduras
de libertos se acompaña
y el mar se llena de barcas
con su libertad lograda.

Chocan entre sí, van ciegas,
y por ser libres se dañan,
que siempre esa libertad,
solo es furia desatada.

Pienso yo como la flor
que amo el sosiego y la calma
la liberta que es amor
y la caridad que hermana.

Pues la libertad de todos
por la que los hombres claman
es toda puro espejismo
que se pierde y no se alcanza.

Porque al igual que los bosques
que al árbol, ocultan, guardan,
con la libertad de todos
la libertad se desangra.

Se ahoga en su propio fin,
pobre libertad soñada..
¿Por qué la buscan los hombres
si no hace falta buscarla?

La libertad verdadera,
está en el fondo del alma
y fue Dios quién la creó
para gozarla sin trabas.

Que la libertad no es furia
nunca es rencor ni es venganza
Son unos brazos abiertos
y un hermano que te abraza.                      Inocencio Jiménez Ponce. Todos los derechos reservados.


domingo, 18 de mayo de 2014

ALGO QUE PERDI





Se me va el corazón tras de su huella

y el ánimo en suspenso

hay un dolor que estreno cada día

aunque el dolor no es nuevo.




Me pongo a recordar, pero mi alma

se para ante el recuerdo

y  las horas pasadas ya no válen,

son cosas de otro tiempo.




Siempre he querido ser, de alguna forma

el amigo más bueno,

aunque sé que es difícil conseguirlo

o acaso yo no puedo.



Y ahora, me encuentro triste,

porque acaso un mal viento

se ha llevado de mi toda esperanza

y me ha dejado seco.



Porque lo he dado todo, como siempre

y pregunto: ¿Que tengo?

Las manos vacías.Y la mirada

perdida allá...Muy lejos






Todos los derechos reservados.

 Inocencio Jiménez Ponce


domingo, 4 de mayo de 2014

MARE






                                               Una flor en el jardín, recuerdos...

                                               Nostalgias de un amor eterno.

                                               Requiebro hoy no es mi lamento,

                                              Tu palabra alivia ese momento.


                                              Una puerta se abre ante el umbral,

                                              con sonidos de amores tiernos,

                                             Te espero siempre, de mañana.

                                            ! Al encuentro voy por ese mar de los deseos…!


                                             Canción de copla, voces de chiquillos.

                                             Apoderarse de mí quisieran ellos...

                                             Vivir acurrucá en esos brazos.

                                             Y no sufrir con ese anhelo.

                                                                                     
                                             Lisonjas, rencillas propias de otra estación...
                                                                      
                                            sombras bajo el epígrafe de libertad y desconcierto,

                                            Siempre dispuesta a resolver con la palabra,

                                            Siempre dispuesta a sortear contra los vientos.


                                           Caminos que perfilan antorchas de humanidad,

                                           Caricias que se peinan sin un lamento,

                                           ojos que vigilan hasta en la madrugá,

                                          ! Amor de Mare, está al acecho!


                                                                               
                                           Apoderarme de ti quisiera sueño…

                                          Oír tu voz con el son de esa copla, 

                                          Acariciar tu fragancia antes de ir a dormir,

                                          Y besar tu recuerdo siempre en silencio.

                                                                                 
                                           Hoy despierto por primera vez,
                                       
                                           y he vuelto al regazo de tu cuerpo bello.
                                         
                                           Te he amado como no hice nunca...

                                          Y le he dado las gracias a ese Padre bueno.

                                                                      

                                                    

                                          ! Ay Mare buena que vienes al río...!
                                                                                
                                          !Ay Mare buena, portadora de esperanzas!

                                          !Ay Mare  buena, amor de mis amores!
                            
                    





Todos los derechos reservados.


María José Solano Jiménez.





jueves, 1 de mayo de 2014

LA POESÍA HUMANISTA DE INOCENCIO JIMÉNEZ PONCE




POR UNA CALLE CUALQUIERA



         Era ya casi de noche,

         Las sombras me iban siguiendo

         por una calle cualquiera

         camino de mis recuerdos.

     



     

        Sentí un poco de frío,  

       Y fuí cerrando hasta el cuello

        una zamarra de lana,

       que hasta ayer no me había puesto.

       

                                                                                                                                                                          



      Por una calle cualquiera

     yo siempre encontrarla puedo,

     porque la llevo conmigo

     y en todas las partes la siento.



     La tuve, pero se fue...

    solo se quedó en mi pecho

    el eco de sus latidos

    y las llamas de sus besos.



   Antes, cuando la tenía,

   síempre corría a su encuentro,

   con la alegría de una joven

   que se hace fuerza en un viejo.



   Y ahora, ya ves, tan despacio...

   Ya no importa si no llego,

   Por una calle cualquiera,

   Voy llorando su silencio.


Todos los derechos reservados.