domingo, 27 de julio de 2014

SU OTRA TRAYECTORIA




Mientras estés viva, siéntete viva



Siempre ten presente que la piel se arruga


El pelo se vuelve blanco


Los días se convierten en años


Pero lo importante no cambia


Tu fuerza y convicción no tienen edad


Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña


Detrás de cada línea de llegada


Hay una de partida


Detrás de cada logro, hay un nuevo desafío


Mientras estés viva, siéntete viva


Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo


No vivas de fotos amarillas


Sigue aunque todos esperen que abandones


No dejes que se oxide el hierro que hay en ti


Haz que en vez de lástima  te tengan respeto


Cuando por los años no puedas correr, trota


Cuando no puedas trotar, camina


Cuando no puedas caminar, usa el bastón


¡Pero nunca te detengas!



Madre Teresa de Calcuta.


domingo, 20 de julio de 2014

ÁNGELA



Ángela, estaba sentada en la mesa de la cafetería saboreando de esa última taza de café antes de regresar de nuevo a la oficina. Ese era su reducto, el lugar donde depositaba unos minutos de relax para hablar con ese otro yo que alimentaba lleno de firmes convicciones y control sutil.... 
 De repente miró el reloj, eran las cinco y media de la tarde y tenía que volver de nuevo al trabajo. Recogió con sumo cuidado los apuntes que se encontraban esparcidos por la mesa y se fue a continuar con la tarea.
Nada más llegar se encontró con una nota sobre la mesa que decía, te espero en el despacho. 
Solo escuchar el sonido de su voz la desarmaba y eso la hacía sentir demasiado nerviosa.
Aunque se empecinaba en poner su profesionalidad por delante lo cierto es que cada vez el esfuerzo, llevaba implícito una dura tarea. Se sentía observada, vivía bajo la sospecha de ese temor desconocido, de esa angustia almibarada, bajo la  impertinente llamarada de una pasión que se negaba a morir...
 Muy en el fondo de su corazón buscaba la medicina para ese malestar que había empezado a derrumbar los férreos principios por los que había transcurrido su vida,  lo cierto es que ese hombre había conseguido que todo ese mundo de naipes firmemente construido a sus pies, se deslizara bajo otro escenario, dejándola a solas, bajo la batuta inmisericorde de un cambio de dirección...
 El malestar se dejaba notar con una voz latente, alejándola de unos firmes planteamientos feministas y de ese deseo de saltar sobre lo incierto, le costaba admitir que había entrado en otro espacio imprevisible y por el que no estaba acostumbrada a transitar, de todas formas ya no lo podía ocultar por más tiempo.
Lo quería, no lo podía evitar.
De nuevo volvió a sonar ese móvil en su escritorio. Ángela he pensado...

- Planificar la reunión con los representantes de la empresa publicitaria, realizar el diseño estratégico de actividades y ponerte de acuerdo con nuestros colaboradores.
No le dio tiempo a respirar, tal vez el aire se había esfumado por la ventana. Solo una frase salió de sus labios. Procuraré  que todo esté listo, no te preocupes...
No me falles, te necesito, en ese momento su cabeza no dio más de sí y el disco duro de sus pensamientos se volvió insistente hacia la misma pregunta. ¿Como me puede estar pasando esto, a mí...?
Todo en mi vida lo había sido programando, cada cosa en su lugar y un espacio fundamental para el desarrollo profesional y mis expectativas.
 Nunca entró en mis planes eso de casarme, formar una familia y menos aún el tener descendencia, así que mi vida emocional quedó para el final. Al final de... mis estudios , al final... de mi trabajo, al final.
No me apetecía para nada que se recortara  mi libertad y sobre todo, me encantaba no tener que dar ningún tipo de explicaciones.
Quizás por esa razón me empeciné en ser la mejor, en no perder el tiempo y moverme con decisión por todos los medios que tenía a mi alcance. No entraba en mi cabeza esa terminología llamada fracaso y menos aún, el compromiso de conseguir a toda costa, mi independencia económica.


Por estas y otras muchas consideraciones, este trabajo había supuesto un éxito tras una larga lucha se me reconocía por fin mis méritos. Al final para convertirme sin quererlo, en una especie de secretaria de dirección, que está  “secretamente enamorada”, de su jefe.
-Otra vez suena el teléfono... Ángela,  te espero en el despacho deja todo lo que estás haciendo.
-Mañana estás invitada a una celebración, hay que avisar a todos los trabajadores de la empresa. Hay que procurar que no falte nadie.
Al día siguiente la jornada se desarrolló con toda normalidad, parecía que todo había resultado ser un éxito. Nunca se había sentido, más guapa, quizás ese triunfo le permitiría encontrarse de nuevo con ella misma.
- De pronto sintió unos pasos acercándose por su espalda, era la voz de Ernesto, que le susurraba unas palabras al oído, esta noche estás más guapa que nunca...Inmediatamente un rubor se apoderó de su cara y levemente su cuerpo pudo mantenerse de pié. Rebosante de júbilo no daba crédito de lo que allí estaba sucediendo, él sin el menor gesto de indecisión la cogió de la mano y se la llevó al centro de la pista. 
-Allá en el fondo de la pista se podía escuchar el sonido de un bolero, ella suavemente fue levantando sus brazos hasta dejar sus manos alrededor de  su cuello,  el dejó caer su brazo con dulzura sobre su cintura, y asirla dulcemente...

Ángela, acercó sus mejillas sobre su pecho y unas palabras sonaron al ritmo de la melodía. 
Esta vez no lanzó una mirada al aire, simplemente se dejó llevar...

Todos los derechos reservados.

María José Solano Jiménez.


domingo, 13 de julio de 2014

MARIA



Anoche antes de acostarme puse el despertador, nadie diría que ese aparato tan desagradable por exigencias del guión se convertiría en mi gran aliado...
Esta mañana me he levantado con un entusiasmo inaudito, una firme convicción se ha apoderado de mi sonrisa y también ha volado sobre mi pensamiento poniéndolo en acción. Una firme convicción ha sacudido lo más profundo de mi superficie y sin pensarlo he cogido mi agenda y en la puerta del frigorífico he puesto unas palabras. Me voy...
He sentido como una oleada de aire fresco se deslizaba por mi cara hasta sentir como el volante de mi coche me incitaba de nuevo a transitar, por uno de esos pueblos blancos de nuestra geografía gaditana.
Caminar por esas calles llenas de luz, respirar ese aire con sabor a marisma y contemplar desde un banco de cualquier plazoleta, sencillamente, como transcurre la vida...
Sin pausa ni demora para mirar de nuevo el reloj, ni tensión cotidiana acumulada en ese trajín que ahora llamamos vida. 
Con ese remanso de paz, me he aproximado a sus gentes, sus historias y todo lo que circula alrededor de sus vidas. Su empeño me ha hecho transitar por esas calles tan estrechas y alargadas, hasta que de repente
mis pasos se han detenido para contemplar una antigua casa del pueblo.
Su construcción refleja el inexorable paso del tiempo y en medio de ese espacio desabitado, mi mirada se percata de la aproximación de una anciana del lugar que responde al nombre de María.
Su semblante amable y cordial me hace sentir, que no va a hacer difícil la conversación. Ya que por su fisonomía y trato, da muestras de poseer un magnetismo enriquecedor...
Es interesante comprobar como durante unos minutos esa persona me abrió su corazón y me hizo un breve repaso de su vida, dejando el manifiesto de todas cuantas personas fueron importantes en la misma.
De esta forma me acerqué a su primera maestra de pueblo, aquella que le enseñó con tanta entrega y abnegación las primeras letras, sabiendo compensar con esfuerzo y dedicación, la precariedad de recursos que sobre su educación existían. Me hizo depositaria del saber de como la envestida cruel de una guerra mermó las esperanzas de esa niña, acumulando en el desván de esa habitación los sueños más dulces que le deparaba la vida.
Desde ese mismo momento solo supo de trabajo y de esfuerzo, bajo esas coordenadas se fue desarrollando sus días. Por una de esas coordenada que suceden en la vida, hoy su nieto, al salir del colegio le ha traído un presente, un libro que habla de poesía, su corazón recibió un vuelco y situó este presente en una de sus mayores alegrías. Recordar esas pinceladas de esa mujer que fue y la que vive todavía...
Nos despedimos con un fuerte abrazo y ya al atardecer no pude contener mi emoción. 
Si esta mujer hubiera contado con otros medios, quizás sus posibilidades hubieran sido distintas..
Hoy estaría aquí, conmigo, luchando a mi lado por la cultura.


Todos los derechos reservados. 
Dedicado a todas las personas que no pudieron estudiar.

martes, 1 de julio de 2014

                                              

      “ A ti mujer mayor”                                                               

                                                                                                                                                              
                                                                                                                                                           


No tengas miedo a ese crepúsculo, que se aproxima...

A ese tu nubarrón negro por el que circula tu vida.

Ponte las pilas, sal a  la calle, respira de ese aire...

Otro rumbo,  otro aroma impregna de nuevo tu orilla..

Mantente firme; no le des permiso a ningún intruso,

que venga a rellenar  tu mundo, de páginas amarillas.

Nada de ponerse a llorar como una niña...

El tiempo no se demora, el pulso hay que tomárselo a la vida.

Todo es transitorio, las ilusiones también se fabrican...

Etapa con tiempo presente, la reproductiva quedó vencida.

No es el momento de objeciones, ni  de mala conciencia.

Termina una vieja etapa, empieza otra.

La que te queda de vida...