sábado, 27 de diciembre de 2014

La Palabra




El Verbo se hizo carne,

y habitó entre nosotros.
--------------------

No lo puedo evitar

y siento un deseo, irrefrenable,

de decir lo que siento, solamente,

porque me entienda alguien.


Pero siento temor,

la palabra no es aire y se va al aire

Es algo que se queda entre nosotros,

te das cuenta muy tarde.


Por eso quiero hablar

Ya sé que soy muy poco, casi nadie.

El verbo permanece, no lo dudes.

Le dió vida el lenguaje.

Hay tanto que decir

y no quiero que nada me atenace.

Pueden decirme loco. Como quieran,

pero no harán que calle.

Quiero pedir perdón,

porque robé del Angelus, la frase.

Que Dios me tenga en cuenta mi ignorancia,

El que todo lo sabe.

---------------------

El verbo se hizo carne,

y habito entre nosotros.

---------------------


El verbo, la palabra,

ese soplo, que a tu lado nace,

que te hace sentir que no estás solo

que tienes quien te hable.

Soledad o silencio,

un pobre marco para tu paisaje,

que te está pidiendo, con dolor acaso,

que tú mismo lo cambies.

Y que te des un poco.

La vida es estar juntos. Es un viaje

Que es triste si no tienes quien te diga,

alguien que te acompañe.

Que el verbo que quedó

es el Único Dios que se hizo carne

y es bueno que quedara entre los hombres

y que nunca nos falte.

Se quedó para unirnos.

No dejes que el silencio nos separe

y que sea la palabra, quien nos una.

!Hombre, no la defraudes!





Derechos reservados.

Inocencio  Jiménez Ponce.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Busquemos al Niño.






Mi querido niño, de despertad quisiera.
De sentires y algarabías, de verdades  y de tormentas.
De amaneceres plenos y luces en las tinieblas.
Abrazando estoy amor, tu poderosa esencia.



Me llena tu ilusión ante tanta cadencia.
Y quedo presa de ese impulso vital que domina la vida.
Y quedo presa de esa magia inmensa llamada cariño
Abrazando estoy amor, tu poderosa esencia.



Adoro tu pureza, esa inocencia desprovista.
De etiquetas hostiles y de maldades dispersas.
Y quedo admirando ese paisaje reconocido.
Abrazando estoy amor, tu poderosa esencia.



Me sumerjo en tu belleza ancestral,
Sin otro afán que enriquecer mi mundo querido.
Y me acoplo y vuelvo una y otra vez.
Abrazando estoy amor, tu poderosa esencia.



Y me vuelvo a ese río, transitando por esas aguas,
Caminando por esa azotea, cantando por sus calles..
Y me vuelvo más tú e incluso poder ser nosotros.
Abrazando estoy amor, tu poderosa esencia.


 Luchemos por un mundo mejor para todos.

Todos los derechos reservados 
María José Solano Jiménez.