lunes, 14 de septiembre de 2015

Gracias a la vida.





Posiblemente tú, como yo.

hayas caído alguna vez,

en las garras temibles de la soledad, la ausencia

Y el abandono del sentido de la vida...



Te has sumergido lleno de cadencias,

de pasadizos que no van a ninguna parte.

De recuerdos que brotan de la memoria,

Producto tal vez, de un desamor que hiela tu alma.



Impasible te has dejado arrastrar...

Siguiendo una corriente de inanición,

que se transforma en nostalgia y que demandan...

La más profundas de las distancias.



Y en un momento de ese fatídico destino.

Un punto de luz ha surgido de la superficie,

ha estallado el dolor, tu dolor que busca con ansias,

Poderse liberar de ese amor en alguna parte.



Entonces y sin que apenas lo aprecies,

Las esferas empiezan a circular, venciendo al nuevo reto.

Proclamando el merecido descanso, la paz,

Del quien sueña unirse, a la inmensidad del universo...










Todos los derechos reservados a la aprendiz de poeta.

María José Solano.