lunes, 14 de diciembre de 2015

"La LLave"






Sobre mis retinas se han quedado latentes las imágenes de aquella casa...

Abro la puerta que conecta con los entresijos del alma y me parece estar escuchando

de nuevo su voz, la de la abuela "Rosario" con ese potencial de sabiduría que desprendía

y su sentido de humor que tenía la capacidad de contagiarnos con una sonrisa.

El aroma a jazmín todavía se ha quedado prendido a nuestras emociones dejando sobre

la atmósfera, un caudal que reverdece escuchando tu voz leyendo el primer verso.

No puedo contradecir a ese sentimiento cuando me lleva a transitar por el cuarto de parar,

como lo llamábamos entonces, inundando de amor nuestros afanados corazones.

No quiero, ni se me apetece olvidar, esa llamada de cariño que con tanto empeño prodigó

nuestro deseo, ni mucho menos la aceleración del ritmo de mi corazón cuando se disponía

a subir por una empinada y dificultosa escalera que conducía a tus ojos y a la indescriptible

sensación de un último y definitivo beso.










P.D.P.: Las personas entrañables y los amores platónicos siempre estarán con nosotros.

Poeta. María José Solano Jiménez.