martes, 18 de octubre de 2016

Estaré





Cuando el estruendo de la tormenta camine sobre el horizonte

no te rindas, permítete el valor de sentir miedo.

De llorar cuando lo creas  oportuno, incluso de reconocer tú rabia

sin otorgarle  a tu cuerpo otra responsabilidad que no dependa de ti.

Cuando sobre tu cabeza vuelen un montón de preguntas y sientas

como un nudo asfixiante atraviesa tu  garganta,  date el tiempo preciso,

allí arraigado sobre tu piel se encuentra ese nace instante mágico, donde las imágenes

se agolpan en tu mente y sobre el principio de la certeza arranca una razón superior 

aunque estemos hablando de diagnóstico Cáncer,

me resisto a dejarte vencer.  

Hoy quiero llenar de abrazos con sabor a esperanza mi  noche,

Oír hasta el amanecer la  música que no escuché, el beso que no te di,

la palabras que anidan en  el pozo del alma . Sentirme niña una vez más y volver a  saborear

con inocencia el valor de las pequeñas cosas y poner como primera elección, la vida 

Hoy me sigo sintiendo una mujer guapa, que ama poderosamente su cuerpo

que no se atemoriza por lucir una cicatriz que le pertenece, que defiende con valor

 una batalla ganada a la vida frente a la muerte.



Dedicado a todas las mujeres que se han tenido que enfrentar a esta enfermedad o están en proceso de recuperación. Las que no pudieron superarlo estarán por siempre en nuestros corazones.  
María José Solano Jiménez