domingo, 29 de diciembre de 2013

Empezando por el principio


 No podemos olvidar la importancia que tubo el mundo del teatro para la    repercusión y enorme difusión de la Copla en su generalidad. Una Copla cuyos     indicios quedan establecidos a partir del siglo XVIII, cuando las jácaras, el      entremés y el sainete finalizaban con una puesta en escena musical y cantada.
   Progresivamente se fueron desligando llegando a formar una composición literario-musical comenzando su recorrido histórico. A mediados del siglo XVIII, surge un nuevo género español al que se le denominará Tonadilla escénica que surge con la inclusión de la ópera italiana y que servía de acompañamiento a los intermedios de comedias musicales, hasta evolucionar e independizarse en la búsqueda de nuevos personajes al que adaptar en sus obras, serán durante los años 1770-1790 cuando llega a su mayor apogeo dando paso al llamado 
"Género Chico"

                                                                                   


    La Tonadilla irá desarrollando cada vez con mayor fuerza andaluza, interpretándose por los salones        literarios y musicales del París de aquella época. La guerra de la independencia y los acontecimientos que   vendrán a continuación con las Cortes de Cádiz y el Trienio Liberal, fueron el foco principal que motivaron su traslado de coplas de la canción que recogían el sentir del pueblo.





L
                  
  " Una copla empieza a considerarse como tal cuando el pueblo las canta"                                          

En la segunda mitad del siglo XIX la canción andaluza empezó a manifestarse por otros medios sobre todo, por los "cafés cantantes" también tubo su incorporación en el mundo de la "zarzuela" incluyendo al mismo tiempo muchas de las canciones andaluzas y regionales.




A partir de 1880, las variedades o "varietées" nacidas en Francia, adquirirán su impulso por toda Europa. En España se inición en Madrid, en el teatro Barvieri, con la artista Augusta Bergés y el anuncio del cuplé italiano "la pulga"
A comienzos del siglo XX, el cuplé tendrá en España más de una definición, con una forma particular y característica se va formando como género español. Con la Goya el género gana en distinción, se hizo honesto no se trataba de un tema de hombres. Desplazó el estilo francés reforzándolo artísticamente con personalidades del mundo de la zarzuela. Resucitó la tonadilla española e introdujo canciones argentinas, mexicanas,etc.
Introdujo la incorporación creativa de vestirse de una manera acorde con cada tema del repertorio, costumbre que perdura hasta la actualidad de nuestros días.
No nos podemos olvidar de la aportación de la revista como punto de conexión entre los diversos géneros, formando con otros géneros como la Opereta o la Zarzuela, mantener un contacto directo con el público.
                                                                                                                                                             





La revista con personalidad y características propias contribuyó a la formación del pre-cuplé, como al lanzamiento de piezas frívolas y picantes del género.
Un espectáculo original que irá evolucionando hacia el refinamiento del mismo que irán introducción características puramente folkloristas que posteriormente darían lugar a la canción folklórica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario