viernes, 31 de marzo de 2017

"Asignatura pendiente"





Lo nuestro fue un amor envuelto en juego de chiquillos, de miradas anhelantes que se pierden entre

fuentes y jardines de la plaza de un pueblo. De puestas de sol que anidan besos impacientes, que

le hablan al destino. Luchando contra el olvido un día sin quererlo nos sorprendió la libertad y

compartimos esa  aventura sobre los bazos de otro amor.

A tu boda yo asistí y en la mía yo te vi . Con el pasar de los años nos hemos sentido tan cerca al

mismo tiempo que tan lejos... Que ahora que llega el final me atrevo a decir que nos queda una

cuestión pendiente.









miércoles, 8 de marzo de 2017

No le llames amor






Por la ventana te veo marchar

y siento como el dolor queda atrapado en mi sien,

inmisericorde escucho el llanto de ese rescoldo de mi cuerpo.

 Mi esencia se pierde ante ti bajo el amparo de otra prioridad.


Estoy presa de un amor utilizado, no correspondido,

que renuncia a su alegría en noches de miedo.

Soy presa de un enemigo que lucha por dejarme 

indefensa y siembra con sospechas mi remanso de paz.


En una parada del camino me encuentro con esta verdad,

con esa maldita palabra que acompaña mi destino,

la sombra culpable  del desatino envuelve mi noche, y ya

por mucho que lo intente ensombrece mi voluntad.


No atiendo a razones mi cabeza deambula por un precipicio,

donde no hallo término ni posibilidad de salir.

!En nombre de que Dios!, he merecido este castigo,

mi espíritu no se sostiene sobre conjeturas.

En realidad yo no puedo salir de aquí.



Nadie sabe lo que oculta el dolor de esta angustia,

ni el maldito poder que sostiene esta dependencia. 

Estoy presa de un amor que no ama la vida,

estoy presa de una vida que no depende de mí.





Todos los derechos reservados.

María José Solano Jiménez.


Dedicado a todas las personas que son víctimas de violencia.

viernes, 17 de febrero de 2017

" La razón "





No vivo la vida del otro, no espero su benevolencia

dueño de mis principios camino con la humildad de un rey

que no se rinde aunque  cruenta sea la  batalla.

No deseo otra paz que la  de mi pensamiento

ni otro remanso que no sea producto del amor.

Mis actos no te pertenecen, de la misma forma

que no soy dueño de lo que decidas pensar o decir,

mucho tiempo acumulado he perdido bajo otra premisa,

hoy me resisto a tener que dar cualquier tipo de explicación.

Estamos hechos de raíces que a fuerza de enfrentar batallas

nos pertenecen, de un pasado que cobijamos tras los bolsillos 

fracturas de  todo aquello que dejamos ir y que en ningún

momento queremos recuperar.

Me enfada sobremanera tu falta de confianza, tus dudas,

la apreciación que de manera sutil pero enfermiza llevas

por delante, ajustando a tu favor la opinión del otro.

los que te defienden sin apenas conocerte, los que llevan como

bandera su conciencia en función de sus intereses

y nada que se asemeje a la realidad.

Intentas confundirme, meter miedo con tu gesto acusativo,

sin  pararte a discernir sobre la veracidad de tu argumento

de tus pesquisas, la maldita creencia extendida que llevamos

todos de que tenemos razón.





Todos los derechos reservados a María José Solano Jiménez


jueves, 2 de febrero de 2017

Hacia otro lugar



En algún momento de nuestro tiempo será preciso

crear un espacio para que la luz disipe las tinieblas del mundo

sin renunciar al abrazo de la esperanza, sin temer al

desencanto  o  a cualquier falta de posibilidad.

es tiempo de recuperar una fe que se alimenta con

su propia sabia, que se esfuerza por seguir luchando en

un tiempo presente sin perder de vista su identidad.

Quiero pensar que en ese espacio de paz existe la inocencia

de un niño que no se doblega ante la injusticia,

que huye de los estigmas sociales, de la homofobia, el racismo

que respira aún frescor de vida y una felicidad que no se

basa en las desgracias de los demás.

Es momento para conectar con el despertador de la sensatez

donde la gravedad se tome en serio y el espíritu de la bondad

muestre su raíz  bajo el efecto de una maldad galopante.

En ese espacio de la tierra, tiene que existir la  belleza,

una belleza que siga siendo belleza, una conciencia pura

que no olvide el crimen silenciado, una barbarie consentida

tiene que haber amor hacia la vida, hacia el otro,

que nos hable desde la libertad, desde la humanidad y nunca

bajo la opresión del hombre contra el hombre.







 Dia de la Paz, un canto a la humanidad.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Equinoccio




Libera el miedo que anida en mí

quiero alcanzar tu orilla, escuchar tu canto

enfrentar la sombra asesina que niega,

el susurro de mi corazón cansado.


Deja que la marea alcance su plenitud

y que nazca la flor allí  donde reside el llanto

esparce tu locura sobre mi cuerpo, alimenta este anhelo

con la fuerza de aquella tarde donde despertamos.


Deseo que la  ilusión nos colme de dicha esta noche

que la sinfonía del ruiseñor nos sorprenda de caricias, brazos fuertes

que reposan sobra la aventura del alma, que apuesta por

la mayor conquista que existe la alegría.



Cobíjame, necesito reposar mi cabeza sobre tu pecho

descubrir que es posible recuperar el alimento, sobre otro sol,

otro sal, que rocíe de ternura la emoción que compartimos.

Allí en ese remanso de paz habita tu sonrisa y el ritmo acompasado

de nuestro silencio.




Todos los derechos María José Solano Jiménez




viernes, 25 de noviembre de 2016

El ego


Uno no sabe en qué momento la vida puede sorprenderte y es en ese preciso instante cuando tu alma despierta de un largo letargo y se deja acariciar por esta fuerza providencial que ha llegado para quedarse.
Y te sientes bendecido en otra piel que contempla amaneceres y prende sobre líneas de un papel su tesoro más preciado, florece en tu interior un sentir que te hace libre y que nace conectado a tu verdadera identidad, en ese terreno de paz donde se asienta el dominio de la palabra es donde tu alimento sale del corazón.
En esta búsqueda por hacerte cómplice de este sueño, me encuentro con la espada en alza de tu mensaje, de tu veredicto implacable que sin ningún tipo de consideración me desvaloriza.
Y de nuevo la inseguridad con su carcoma se apodera de mi mente que impregnada por el hermoso don de esta ilusión se niega a escuchar tu veredicto. ¿En que pedestal te sitúas?
 ¿Que derecho tienes para acallar mi sed de comunicación? No impera en mí la impaciencia ni mucho menos la soberbia ya que mi sed va en consonancia a la dimensión universal que abarca la cultura y eso amigo mío nos pertenece a todos. Lo que me confunde es tu arrogancia que con un matiz diferenciador se atreve a juzgar, criticar y sentenciar lo que debe ser la medida un escritor, de un buen escritor.  Olvidándose en el cajón de la norma, el derecho consustancial que tiene el ser  humano de expresar lo que siente, hundir sus raíces en el  manantial de la comprensión quizás para llegar a los otros y la mayoría de las veces para quererse a si mismo.
Yo a ese compromiso me elevo querido amigo, considerándome aprendiz solamente de la vida y no un catedrático que busca solo la complacencia, abanderado de  una gloria efímera que no siempre va en consonancia ni siquiera con lo que decide el público que a fin de cuentas es el que tiene la última palabra.