domingo, 10 de agosto de 2014

A pocas millas de un sueño...


Naufragio en Rota.


Aún resuena en mi cabeza el impacto de aquellas imágenes.. Recuerdo que estaba en el sofá de mi casa leyendo como de costumbre la prensa local cuando ante mis ojos apareció una fuerte oleada de cadáveres que nos habían devuelto la arena de nuestras playas, allá a lo lejos se perfilaban a un grupo de windsurftas ajenos a la tragedia práctica su deporte favorito.
Una embarcación con medio centenar de inmigrantes han naufragado frente a las costas de Rota,  
ese sábado fatídico del 25 de octubre del 2003.
El balance no puede ser más “desalentador”, 37 muertos y unos cuantos desaparecidos que llevan el enigma añadido de un mar de dudas adyacentes en su interior... 
Nos tendríamos que preguntar,  ¿Qué pasó realmente esa tarde?, ya que por las pesquizas que se sabe un cúmulo de infortunio se anexionaron para que se diera una tragedia de amplias dimensiones.

 Aquella noche un fuerte temporal azotaba la Bahía, produciendo olas de hasta cuatro metros.
Se tiene la sospecha que la falta de medios técnicos y recursos humanos para poner en marcha el rescate de la patera fueron evidentes, así como la excesiva lentitud para salvar la vida de los mismos. Hay indicios de falta de coordinación, desde el mismo momento que la patera fue avisada, como el retraso y la dificultad que tuvo para afrontar un dispositivo de seguridad fallido. 
Ante tanto alarde de despropósitos una a modo de reflexión también se pregunta. 
¿Si hubieran sido ciudadanos de a pie, se hubiera actuado de igual manera ?
posiblemente el precio de nuestras conciencias no hubiera sido lo mismo, tampoco la lentitud a la hora de depurar responsabilidades.

Sobre la orilla de la playa yace un cuerpo, lo acompañan sus objetos más preciados.
Una mochila en la que no se ha podido encontrar ningún objeto de valor y unas botas viejas de alguien que jamás va a pisar ya esta tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario