jueves, 2 de febrero de 2017

Hacia otro lugar



En algún momento de nuestro tiempo será preciso

crear un espacio para que la luz disipe las tinieblas del mundo

sin renunciar al abrazo de la esperanza, sin temer al

desencanto  o  a cualquier falta de posibilidad.

es tiempo de recuperar una fe que se alimenta con

su propia sabia, que se esfuerza por seguir luchando en

un tiempo presente sin perder de vista su identidad.

Quiero pensar que en ese espacio de paz existe la inocencia

de un niño que no se doblega ante la injusticia,

que huye de los estigmas sociales, de la homofobia, el racismo

que respira aún frescor de vida y una felicidad que no se

basa en las desgracias de los demás.

Es momento para conectar con el despertador de la sensatez

donde la gravedad se tome en serio y el espíritu de la bondad

muestre su raíz  bajo el efecto de una maldad galopante.

En ese espacio de la tierra, tiene que existir la  belleza,

una belleza que siga siendo belleza, una conciencia pura

que no olvide el crimen silenciado, una barbarie consentida

tiene que haber amor hacia la vida, hacia el otro,

que nos hable desde la libertad, desde la humanidad y nunca

bajo la opresión del hombre contra el hombre.







 Dia de la Paz, un canto a la humanidad.






No hay comentarios:

Publicar un comentario