viernes, 21 de marzo de 2014

El Isleño José Luis Jiménez Guerra.vb




 José Luis Jiménez Guerra, nació en un barrio marinero de esta ciudad la Isla en 1874, y debido que desde su nacimiento escuchó hablar de la grandeza del alma de esos hombres honrados que vestían botón de ancla y que su misión no era la guerra, sino la paz, la paz necesaria garantía para que los humildes hombres del mar pudiese ejercer su digna profesión de pescador.
Por esta vocación entró en la armada, con la especialidad de maquinista, escaló distinto puesto hasta llegar a segundo maquinista, durante este largo período de su vida ejerció su profesión en distintos destinos que le eran encomendados, siempre fiel a la idea expuesta.
En los años 20 por por defender su dignidad fue sancionado, siendo esta sanción tan injusta que hizo que se pasase a la reserva.




En ese contexto, y con la dura misión de alimentar a su numerosa familia nacida de su matrimonio con D. Josefa Ponce, hizo que prestara servicio en una grua de grandes dimensiones llamada  "Marchine" que estaba al servicio de la Constructora Naval y que tenía base en el actual muelle deSan Fernando, donde hoy está ubicada Navantia. Esto le permitió entablar una sólida amistad con
D. José Suárez, inspector General de la Constructora Naval, esta amistad y reconocimiento sincero a al valía de este gallego que realizó uno de los cambios más importantes en la isla al transformar a los Salineros y hortelanos Cañaillas, en los mejores operarios de España, así lo reconoce una inscripción que tiene la plaza rotulada con su nombre y que defendió Jiménez Guerra, en un Pleno Municipal donde se debatía el reconocimiento como hijo adoptivo de su ciudad                                            de San Fernando.



                             

 Un hecho a destacar es su colaboración en la extinción de un incendio en el polvorín de la fábrica de los mixtos de San Carlos, los hechos se desarrollaron
el 5 de Febrero de 1905, se encontraba Jiménez Guerra, paseando por la Isla cuando se entera de la situación y el esfuerzo que están realizando muchos militares para evitar una gran tragedia, entre los que se encontraban el comandante de artillería naval Sr. Lazaga Platero y el Contramaestre Sr. Fernandez Pastoriza. Sin dudarlo un momento se persona en el lugar del incendio, colaborando activamente en la extinción del mismo llegando a poner en juego hasta su propia vida. Este hecho fuer resaltado por los periódicos de su tiempo como el ABC de Sevilla y el Heraldo de San Fernando, por tal motivo fue propuesto para la cruz de beneficencia distinción que rechazó por considerarlo un deber.
 Quizás la mejor distinción que se le puede atribuir a este Cañailla, es la de ser el padre de la actual acuicultura en un concurso de ideas que convocó el Excmo. Ayuntamiento de la San Fernando en 1906.


Los hechos se desarrollaron de esta forma con la pérdida de España de sus posiciones en aquí se produjo en toda la Bahía de Cádiz, un empobrecimiento generalizado de las poblaciones, especialmente le afectó a la ciudad de San Fernando, para colmo ese año fue de poco levante y mucha lluvia, con lo que no se pudo sacar adelante sal, los barquitos no podían ir a la mar, esto hizo que un barrio tan marinero como humilde llamado callejuela, apareciera el hambre, ante la situación tan triste que se producía como era que los  dando los niños y viejecitos por las noches solo se podían llevar un mendrugo de pan y una taza de café sin azúcar, Jiménez Guerra, se personó en el barrio de la Virgen del Carmen y una vez constatada la realidad de la información y que se estaba estudiando la posibilidad de una huelga, decide apoyar la manifestación para llamar la atención de las autoridades.
Se celebra la manifestación y al llegar al Ayuntamiento el señor alcalde recibe a dos salineros y dos banqueros, entre los salineros se encuentra Jiménez Guerra, y al verlo le dice : Hombre Pepe, por Dios, tú metido en esto.
A lo que Jiménez Guerra contestó: Si, estoy metido en esto porque en las Callejuelas hay hambre, y a pesar de que yo sé que tu no tienes dos pesetas, también sé que estos días has tenido unos ingresos en concepto de matadero, por consumo, cementerio, y de momento se podría paliar el hambre de esta pobre gente.
Pero esto es pan para hoy y hambre para mañana. Ya he pensado en esto, mañana mismo voy en mi diario a encabezar una suscripción para este tema, al mismo tiempo que solicitaré ayuda al comercio, industria y la armada.
En unos días te voy a exponer una idea definitiva para nuestra tierra, y efectivamente expone lo que el había conocido en sus tiempos de marino en Inglaterra, donde conoce como se produce la cría artificial de especie de pescado tales como el lenguado, y otras especies que se en distintas poblaciones inglesas. Y en un destacado informe relata el funcionamiento de esta nueva industria como medio para mitigar la lacra de paro de esta zona. Publicó Conocimiento de Ostraicultura, que conoció en Francia e Italia,  teniendo en cuenta las características peculiares de sol, marismas, viento de esta tierra la hacía propicia para la instalación. Lo que hoy en día es toda una realidad.



     Mi hija Pepita


                                                                                               










                               











Mi nieta Carmen, autora de este artículo.

                                                                                                                                                                     




                                                                                                     



4 comentarios:

  1. muy interesante rescatar nuestros paisanos y más si lo son de mérito propio como éste SEÑOR.
    vEO Q LOS GALLEGOS ANDAMOS TB POR TODOS LOS LADOS , enhorabuena !!

    ResponderEliminar
  2. CLaro que sí Fernando, no lo llegué a conocer era mi abuelo,maravilloso.

    ResponderEliminar
  3. CLaro que sí Fernando, no lo llegué a conocer era mi abuelo,maravilloso.

    ResponderEliminar
  4. Una gran persona tu abuelo, y tú una digna descendiente. Estaría orgulloso de ti tu abuelo.
    Besitos María José

    ResponderEliminar