domingo, 13 de abril de 2014

LAS TRES CAIDAS



A NUESTRO PADRE JESÚS CAÍDO, DE CÁDIZ.



                               El Via-Crucis apenas comenzado
                               tu mejilla aun tibia por el beso,
                               la traición y la cruz hicieron peso
                              en tu Divino Cuerpo flagelado.
                               
                              Pero no estás vencido ni acabado,
                              que una caída, al fín, tan solo es eso.
                              Muy poco para un Dios que se alza ileso
                              Para enfrentarse al mundo, renovado.

                             Que tu propio dolor es esperanza,
                              no importa que el madero te lastime,
                             que el cansancio Jesús nunca te alcanza.

                             Y sí la pena, tu corazón oprime,
                             un halo celestial contigo avanza,
                             para que el pueblo te alabe y te sublime.

                             Jesús cayó de nuevo. Dolorosa, 
                             más que ninguna otra esta caída,
                            que le mostró espinas de la vida,
                             las que lleva escondida cada rosa.

                            Que fue la zancadilla silenciosa
                            de un alma angelical y compungida,
                            esa que va, doliente y dolorida,
                            con la marca visible de piadosa.

                            Que no fue Cristo el peso del madero
                            ni tampoco el cansancio o la fatiga
                            o la empinada cuesta del sendero.

                            Sé que es duro, Señor que te lo diga...
                           Pero muchos te dicen !Yo te quiero!
                           !No me obligues, Jesús a que te siga!

                           Su tercera caída. Y ya es bastante,
                           para morir con gloria en el intento
                          de dar una lección de sufrimiento
                           para sanar a un mundo que pecaba.

                           Más no quería la muerte, Deseaba,
                           alargar más y más ese momento
                           hasta ser de la Cruz un monumento
                           y darlo con la vida que entregaba.

                           Tres caídas, Señor. Y al levantarte,
                           para cargar tu Cruz y mi impostura
                           fuimos pocos, Jesús, para ayudarte.

                           LLevabas en la Cruz, nuestra locura
                           y todos ayudamos a clavarte
                           y a ofrecerte un cáliz de amargura.

                          Pero no fueron sólo tus caídas,
                          y eso lo ves, seguro, desde el cielo.
                          Hay cruces destrozadas por el suelo
                          entre fangos y escombros destruídas.

                         Y cruces coronadas y ofendidas
                         por odio, por traición y por recelo.
                        Y hay vidas sedientas de consuelo
                        con afrentosas llagas escondidas.

                        Tu Cruz que fue de amor, se necesita
                        y que el Jesús Caido, se levante
                        como la voz del trueno cuando gira.

                        Levántate, Señor, solo un instante, 
                        para que hagas de tu Cruz Bendita, 
                       cadena del amado y del amante.


Esta poesía fue escrita por mi tío gran poeta de San Fermando. INOCENCIO JIMÉNEZ PONCE
Va por tí, por ese cariño que le tenías a tu tierra y sus tradiciones.
Todos los derechos reservados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario